José Fírvida Cachafeiro, “Maduro”

VOLTAR ATRÁS

José Fírvida Cachafeiro fillo de Isabel Cachafeiro e de José Fírvida, naceu en Soutelo de Montes o 24 de abril de 1.926. Coñecido coma Maduro, estaba predestinada a adicarse á música, pois naceu no seo da familia Cachafeiro. O seu parentesco co gaiteiro e as súas raíces soutelás sempre foron un gran orgullo para el.

Os seus primeiros pasos na música na súa primeira infancia viñeron da man dos seus tíos, chegando a acompañalos tocando o bombo ou o redoblante. Aprendeu tamén acordeón e solfexo na casa de Poceiro no anos 40, en Pontevedra e, na súa mocidade, montou con José Gulías Picón, Caladiño, o seu primeiro grupo. Os dous eran integrantes da orquestra Changüí.

Aos 19 anos coñeceu á que sería a súa muller, Enriqueta, de Cachafeiro. Casaron catro ano máis arde e emigraron a Venezuela. Alí, Maduro e o seu tío Castor mantiveron viva a música galega, xa que eran convidados a participar nas festas e actividades culturais que se festexaban, xunto co seu cuñado José Barreiro e, nalgunhas ocasións, dous veciños cerdedenses. Chegaron a participar en importantes eventos como a inauguración do Estadio Olímpico de Caracas no ano 1954.

Os veciños e veciñas recordan a Maduro como unha persoa de grandes inquietudes, con ganas de facer moitas cousas, non só no ámbito musical. Así, compaxinou a súa faceta musical coa empresarial. Comezou traballando como repartir de cervexa en 1951 pero enseguida se converteu no supervisor de ventas nunha empresa de aceite e manteiga.

No seu regreso a Galicia nos anos 60, Maduro asentouse coa súa muller na cidade de Pontevedra, adicándose ao transporte de mercancías. Foi tamén un dos primeiros taxistas da cidade.

Pero a súa paixón pola música, a súa personalidade emprendedora e o orgullo que sentía de ser sobriño do Gaiteiro, do que adquiriu tamén coñecementos sobre ebanistería, fixeron que montara un pequeno obradoiro de gaitas en Soutelo de Montes cando lle chegou a xubilación.

Un dos días máis importantes da vida para Maduro foi a inauguración do monumento aos Gaiteiros de Soutelo no ano 1.980, tal era a admiración e o orgullo que sentía por eles e a súa música. Alí, xunto coa súa irmá Carolina e a súa nai Isabel, viviron como os emigrantes de Venezuela homenaxeaban aos Gaiteiros.

Maduro que era unha persoa moi positiva e que contaxiaba a súa alegría ala por onde ía. Así o recordan na última etapa da súa vida, cando acompaña aos Diplomáticos do Acordeón, cos que fixo actuacións por Galicia, gravaron un disco e apareceron na Televisión de Galicia.

No ano 2.009, outorgáronlle a Maduro a medalla do Gaiteiro de Soutelo, pola súa posta en valor do legado do seu tío. Así completou a etapa que comezara na súa nenez da man do seu tío, e que chegara ao seu fin sendo o herdeiro oficial do legado musical e cultural de Avelino Cachafeiro. 

Maduro faleceu apenas un ano máis tarde, o 18 de febreiro do 2.010.

Ler máis »

Gaitas y Cuerdas – Hermandad Gallega de Venezuela

LADO – A

AMOR ES ….. LA HERMANDAD ( Pasodoble ) R. Amor – RONDALLA
COMO LLORA UNA ESTRELLA ( Vals Venezolano ) A. Carrillo – RONDAL
MUIÑEIRA DEL SIGLO XII ( Muiñeira enxebre ) – GAITEROS
DE COLORES ( Vals Folklore Español ) – RONDALLA
CORREDOIRA ( Pasacalle ) Arreglo do mestre Cachafeiro – GAITEROS
DANZA MORA ( Danza ) R. Amor – RONDALLA


LADO – B

NA VEIRA DO MAR ( Canción Folklore Gallego ) – RONDALLA
SARIÑA CHAMAN A PORTA ( Foliada ) Arrego do mestre Cachafeiro – GAITE
PASILLEANDO ( Pasaje venezolano ) J. La Riva C. – RONDALLA
FOLIADA DE SAN VICENTE ( Foliada ) – GAITEROS
ALBORADA DE VEIGA ( Pascual Veiga ) – RONDALLA



CUERPO DE GAITAS CELTA

En Galicia todo el año es fiesta. Suena la música. Toca la gaita. Repica la pandereta y los cohetes saltan por doquier.

Cuando se escuchan los sonidos de una gaita sabiamente amalgamados con los del bombo y las panderetas, Galicia se hace presente en la mente del oyente y éste se ve transportado a las corredoiras y romerías. A esos lugares donde el hombre gallego rinde tributo al amor, donde se conjuga un paganismo festivo con la espiritualidad de un pueblo que no puede dejar de ser religioso.

La gaita gallega no pierde actualidad en nuestra tierra, desafía inmutable a los siglos y a los ritmos. Su presencia emociona a todos, porque es la expresión del alma de Galicia en música. Es el paisaje gallego verdescente, rezumoso, que brota de labios del gaitero, inflando el “fol” de la gaita, para salir transformado en voz musical en melodiosas y dulzaainas notas, que el tenue vientecito expande por todo el paisaje.

Escuchar la gaita gallega en una Carballeira, en la orilla de un río es algo que extasía. En Galicia existen infinidad de Romerías típicas, “Nosa Señora de la Lanzada”, “La Wikinga de Catoira”, “La de San Benitiño de Lérez” y otras tantas salpicadas por la tierra gallega, en las que hicieron sus galas célebres gaiteros como lo fueron: el de “Ventosela”, el de “Soutelo de Montes”, “Os Trintas” de Castro Caldelas, “Os Montes” y el de “Penalta”.

Y precisamente, un descendiente de una centenaria generación de gaiteros, “Os de Soutelo”, es el maestro Víctor Castor Cachafeiro, Director del Grupo de Gaitas Celta de nuestra Hermandad.

Desde la fundación de la Hermandad Gallega de Venezuela, la presencia enxebre y ancestral de nuestro folklore regional, ha tenido su mejor representación en el “Grupo de Gaitas Celta”.

En todas aquellas actividades conmemorativas en que el nombre de Galicia se ha hecho presente, siempre hemos sentido el orgullo de un pueblo en su expresión folklórica de la “Gaita Gallega”.

Nuestros gaiteros lucen hermosas vestimentas, el traje regional que utilizaban nuestros antepasados. Se compone de polainas negras, calzones negros con bordes blancos en la rodilla, coloreados chalecos, camisa blanca, faja roja con fleco colgante. La gaita se compone de ronco, fuelle, puntero y borlas de adorno. Abunda el color verde que recuerda a Galicia. La gaita se acompaña de bombo, tambor, pandereta, conchas y “ferriños”.

El “Grupo de Gaitas Celta” ha prestigiado con sus brillantes actuaciones el nombre de la Hermandad Gallega de Venezuela. El solar venezolano ha conocido en toda su extensión el mensaje enxebre de Galicia con la extensa gama de interpretaciones de nuestros gaiteros bajo la magistral batuta del “gaitero mayor”, Don Víctor Castor Cachafeiro, dirigiendo al Grupo de Gaitas Celta, cuyas interpretaciones presentamos a ustedes en este disco.


RONDALLA JUVENIL DE LA HERMANDAD GALLEGA

Toda manifestación artística o cultural tiene especial atención y decidido apoyo dentro de la Hermandad Gallega. Una de las metas primordiales de nuestra Hermandad es la de fomentar entre sus asociados el amor por todo aquello que eleva el nivel cultural; y nada más apropiado que la cultura musical en sus distintas manifestaciones. El instrumento de cuerda ha sido considerado desde tiempos inmemoriales como el medio apropiado para expresar los más íntimos sentimientos del alma humana. Quizás por esta causa su perfección solamente se logra después de toda una vida dedicada por entero a esta tarea.

La Rondalla Juvenil de la Hermandad Gallega, con apenas dos años de fundada, ha llegado a una perfección altamente sorprendente para todos aquellos que admiramos la música instrumental.

Todo comenzó el Día de la Madre del año 1969, cuando el Profesor Raúl Amor y un grupo de doce muchachos iniciaron lo que hoy es orgullo de la Hermandad Gallega. La Rondalla Juvenil ha recibido en su seno a todos aquellos hijos de socios de nuestra Entidad, brindándoles la oportunidad de expresar sus inquietudes musicales y artísticas en el difícil campo de los instrumentos de cuerda. Todos estos muchachos son gallegos “nacidos en Venezuela”, cuyas edades oscilan entre los 8 y los 16 años.

Múltiples han sido los factores del éxito de esta agrupación instrumental, pero sin lugar a duda, que el determinante ha sido la personalidad del profesor Raúl Amor. Si grande es su cariño por estos jóvenes que integran la Rondalla, mayor es aún su indomable constancia para lograr día tras día, mes tras mes, la técnica y perfección que este disco nos muestra. Lógicamente, que la selección de los aspirantes a formar parte de este conjunto influye notablemente, pero es sin duda la labor tesonera y titánica de un hombre que ha dedicado todo el cariño del cual un artista es capaz, para ofrecernos hoy esta grabación con una Rondalla de Jóvenes, que apenas dos años atrás, no habían tomado en sus manos instrumento de cuerda alguno.

En la actualidad son más de cincuenta los integrantes de la Rondalla Juvenil, que llevan a todas partes esa alegría contagiosa de los que expresan sus sentimientos con una guitarra. De ellos, veintidós tocan guitarra, quince bandurrias, diez laúdes y diez mandolinas. Numerosas presentaciones en radio y televisión galardonan la corta existencia de esta Agrupación, pudiendo decir que a estas fechas ya han actuado con creciente éxito en todos los canales de televisión de nuestra capital. Incontables son las actuaciones por radio y en funciones benéfico-sociales, demostrando en todas ellas a donde se llega en perfección cuando los colores que se defienden son los de la Hermandad Gallega.

Conjuntos como el de la Rondalla Juvenil de la Hermandad Gallega cumplen una fecunda labor de patria, enaltecedora de la Riqueza musical folklórica hispano-americana, y al mismo tiempo son estímulo de ejemplo para nuestra juventud.


La imagen de la Hermandad Gallega se proyecta a nivel nacional e internacional a través de distintas actividades de carácter social, cultural, benéfico-asistencial, recreativo y deportivo. Este núcleo de actividades constituye la razón de ser de nuestra Entidad y cada uno de estos aspectos reciben especial atención de los hombre que tienen a su cargo la responsabilidad de dirigir los destinos de nuestra Sociedad.

Aprovechamos hoy la oportunidad que nos brinda el primer disco patrocinado por la Hermandad Gallega para destacar una de las actividades que más arraigo tiene en nuestra juventud: “LA DEPORTIVA”.

Son múltiples los deportas que dentro de nuestra Sede se practican: Basket-ball, Volley-Ball, Frontón, Tennis, Billar, Ping-Pong, Ajedrez, Fútbol, Futbolito, Hockey sobre patines, Mini-Basket, Gimnasia, Bolas Criollas y Natación.

En esta ocasión resaltaremos cuatro de estas modalidades deportivas:

FUTBOLITO.

Es realmente explosivo el entusiasmo que esta modalidad tiene dentro del AMBIENTE DEPORTIVO de nuestra sociedad.

Aproximadamente unas quinientas personas integran cincuenta equipos agrupados en distintas categorías. Durante el año se realizan numerosos torneos, que constituyen especial atractivo para todos los asociados, que con gran interés siguen los incidentes de estos emocionantes encuentros.

Dignos de especial mención son los torneos de futbolito, que se celebran durante el “Mes del Deportista” y la “Semana de Galicia”. Nuestras selecciones han cosechado hasta el presente numerosos trofeos y galardones en las competencias con otros centros deportivos de la Capital, dejando en todo momento bien alto los colores de nuestro pabellón.

NATACIÓN.

El equipo de la Hermandad Gallega ha tenido una brillante trayectoria participando exitosamente en todas las competencias nacionales e internacionales. Nuestra Sede dispone de una maravillosa piscina con instalaciones modernas y cónsonas con las necesidades de nuestro equipo.

Tres profesores de natación y uno de saltos ornamentales tienen bajo su responsabilidad la preparación y buena marcha de nuestro equipo integrado por más de 150 jóvenes. Estos deportistas son en su totalidad hijos de socios y reciben en forma gratuita el entrenamiento debido.

El récord de trofeos obtenidos por estos esforzados jóvenes son el exponente fiel de nuestro poderío en esta especialidad deportiva.

FUTBOL.

Sin duda alguna estamos dignamente representados en este deporte por el “GALICIA FUTBOL CLUB”, equipo que participa en la Liga Mayor de Venezuela. A través de su historia nuestro cuadro representativo ha cosechado meritorios galardones de carácter nacional e internacional.

En el año 1965 se titula Campeón de la Liga Mayor y debuta por primera vez en la Copa “Libertadores de América”, disputando el codiciado trofeo con el “Guaraní” y el “Peñarol”.

En 1966, es Sub-Campeón de la Liga Mayor y juega contra “Cruceiro” de Brasil y “Sport Boys” y “Universitario” del Perú.

Nuevamente es Sub-Campeón en 1968 y se mide en la Copa Libertadores de América contra el “Náutico” y el “Palmeiras” de Brasil.

En 1969 se proclama Campeón de la Liga Mayor y tiene de rivales al “Nacional” y “Peñarol” de Uruguay en la Copa Libertadores de América.

De nuevo es Campeón en 1970 y esta vez tiene una brillante actuación contra el “Palmeiras” y el “Fluminense” de Brasil.

Meritoria y digna de encomio es la labor de estos muchachos que con coraje y deportividad defienden el nombre de “Galicia”.

TENNIS.

Nuestra Sociedad dispone de dos canchas de tennis reglamentarias dotadas de instalaciones modernas en las que practican libremente todos los socios aficionados al deporte blanco.

Actualmente disponemos de los servicios de un experimentado profesor, que en forma gratuita enseña a nuestros jóvenes el difícil arte de la raqueta. Grande es la afición que últimamente este deporte ha despertado entre la juventud de nuestra sociedad y estamos seguiros de que en un futuro cercano, esta modalidad deportiva cosechará numerosos galardones para nuestra Institución.


Esta publicación foi aprobada pola Hermandad Gallega de Venezuela.

Bandas de música de Galicia – Enrique Alvarellos Iglesias

Autores: Enrique Iglesias Alvarellos
Editores: Lugo : Alvarellos, 1986
Ano de publicación: 1986
País: España
Idioma: español
ISBN: 84-85311-64-7


CAVENCA

Cerdedo (1 922-1 933)

Desde Cerdedo, se divisa perfectamente la parroquia de Cavencia, no más distante de dos Kilómetros. Allí fundó su banda, en 1 922, Ramón Lavandeira, y con él desapareció diez años más tarde, en 1 933, después de haber luchado en vano por hacerle la competencia a la de Cerdedo.

Lavandeira había sido músico de Infantería de Marina. Formó a unos cuantos músicos, que llegaron a tocar bastante afinados, pero sin salirse de las parroquias inmediatas. Un buen día se convenció de que en el arte no tenía gran futuro, y abandonó todo, no hubo más banda den Cavenca.

Dos de los componentes eran hijos del propio Lavandeira: Gerardo y José María Lavandeira. Antonio Balboa tocaba el fliscorno. Ismael Varela requinto; Antonio Troitiño, caja; Manuel Varela, bombardino… y otros dos, cuyos nombres no hemos podido recoger.

En los diez años de existencia, se dio el caso curioso de que nunca fueron llamados, para actuar en la propia capitalidad del municipio.


CERDEDO

(1 851-1 955)

Cuando, procedente de Lugo u Orense, el automovilista llega a Folgoso, ya no tarda en conocer la villa de Cerdedo, que necesariamente ha de atravesar de arriba a abajo.

En esta montañesa localidad de la provincia de Pontevedra existió una agrupación bandística, desde los comienzos de las bandas de Galicia. En el año 1.851, comenzó a ser organizada, según documentos consultados, si bien no hemos podido conocer el nombre de su promotor. Años más tarde, ya se habla de un asturiano, llamado Serrador, -por ser éste su oficio- que dirige la banda y toca varios instrumentos. Fallece Serrador, y se hace cargo de la batuta Constante Paz, que no tarda en abandonar el cargo. Se suceden entonces varios directores, entre los que hay que destacar:

Francisco Cerdeira, Manuel García, José Benito García, y ya, por fin, Manuel Monteagudo Cadavid, más conocido por “Touqueira”, con quien la banda se deshace en 1 955.

Los componentes que la de Cerdedo tuvo en los últimos años de su existencia, son los siguientes:

Oboe: Manuel Rey.
Requinto: Traían a uno de La Estrada.
Clarinete: Sieiro/ Fortes/ Clemente/ Eladio/ Durán.
Fliscorno: Gerardo Lavandeira/ Troitiño/ “Limeres”.
Cornetín: Nicolás García (maestro nacional).
Saxo alto: José Durán/ Manuel García/ Varela de Melide.
” tenor: Luis Caramés (maestro nacional)
Trombón: Antonio Varela/ Enrique Monteagudo/ José Monteagudo/ Manolo Monteagudo (fillos do Touqueira).
Bombardinos: José Benito García/ Valentín Durán.
Bajo: Jesús Troutiño/ Lavandeira/ Jaime/ Pedre, o Manco (de la izquierda).
Bombo: Gervasio Bugallo/ Sieiro/ Secundino Horta.
Platillos: José Paz.
Caja: Jesús Troitiño/ Ismael/ David Paz

De todos los bombistas, excepto José Paz, ningún sabía solfeo, y sólo salían cuando la banda tenía que dividirse, para hacer tres o más fiestas a un tiempo.

Esta banda llegó a tener 30 componentes. En tiempos de la República, y por motivos políticos, se dividió en dos: la de Cerdeira y la de José Benito. Más tarde, llegaron de nuevo a juntarse ambas.

Uno de sus primitivos músicos, Bernardino Cachafeiro, contrajo matrimonio en 1 868 con una chica de Campo Lameiro, y en aquella villa, fundó otra banda que llegó a competir con la de Cerdedo, si bien las relaciones humanas entre ambas eran cordiales.

Los componentes que la de Cerdedo tuvo en los últimos años de su existencia, son los siguientes:

De todos los bombistas, excepto José Paz, ninguno sabía solfeo, y sólo salían cuando la banda tenía que dividirse, para hacer tres o más fiestas a un tiempo.

Atravesaban la montaña andando, hasta llegar a Barcia y Covela de Antas, tierra de Cambeses, y llegaron hasta Oitabén, ya cerca de Redondela. Llevaban siempre la comida, consistente en cinco libras de carne y una de jamón, y allá hacían el cocido en la taberna que hubiese. En Oitabén, la fiesta solía hacerla Cambeses. pero un año tuvo que faltar, y escribió a Touqueira, para que fuese a cubrirle el compromiso; Touqueira le aceptó. El fuerte de la de Cerdedo era la Misa; cantaban tres o cuatro, entre ellas, la de Revanello y la de Pío X. Touqueira había sido seminarista, y de esto sabía mucho, además de cantar muy bien. En Antas los estaba esperando un “práctido de Cambeses”, para conducirlos a Oitabén. Cambeses le había dicho a Touqueira que no llevara bombo, por haberlo allí, y luego resultó que tenía la piel rota. Gracias a un gaiteiro que, situado al lado de la banda, se encargó él mismo de darle el golpe para el remate.

“A xente dalí -nos contaron- tiña un baixo concepto dos músicos que sempre chegaban á parroquia cunha fardela e unhas faragullas, para comeren”. “pero aquil ano, os de Cerdedo chegaron cunha mula e unha perna de becerro inteira. Foron á taberna, e dixéronlle: Vosté poña o repolo e mailo unto e garbanzos, e fáganas ahí un bo cocido”. Tan pronto como los de la taberna observaron la abundancia y la pulcritud en el uniforme de los de Cerdedo, los subieron al cuarto-comedor en donde también comían los curas de la fiesta, porque antes, había comentado el dueño de la casa:

“Ista xente éche entre fina, e hai que levalos pra onde os curas”.

Bandas de Música de Cerdedo (Hemeroteca)

VOLTAR ATRÁS

1914…

13 DE SETEMBRO DE 1914EL Progreso – Ano VIII Número 14001

DE CERDEDO

Fiestas en Bugarin

El día 19 del corriente mes, como en años anteriores, se celebrarán hermosas fiestas en honor a la Virgen de la Saleta en el pintoresco y espacioso campo donde está enclavada la iglesia denominado «Coto».

A las doce de la mañana del día 18 una salva de 21 bombas de palenque será el anuncio del comienzo de las fiestas.

Por la noche habrá preciosas vísperas, durante las cuales se quemará abundante y variado fuego de aire y de plaza.

Habrá además lucida iluminación a la veneciana, bailes campestres amenizados por la banda de Cerdedo dirigida por Don Francisco Cerdeira y por el famoso gaitero de Pambeiro (Tres Rios).

El día 19, a las once de la mañana misa solemne saliendo seguidamente la procesión que hará el recorrido acostumbrado.

Por la tarde, se celebrará la tradicional romería y bailes campestres amenizados por la referida banda y gaita.

Dichos festejos fueron organizados por el ex-alcalde de Cerdedo Don Bonifacio Alonso.

1915…

11 de febreiro de 1915 – el progreso – ano ix número 1557

Fiestas en este pueblo

Con gran solemnidad se celebraron en el día siete las de la Santísima Virgen de los Dolores, en las que hubo mucha concurrencia.

En ambos respectivos sermones estuvo elocuentísimo el Muy Revdo. P F. Eduardo, de Gondomar.

De tal manera impresionó al concurridísimo auditorio, que no se sabe qué admirar màs, si sus profundos conocimientos filosóficos, teológicos e históricos; si su natural y muy agradable disposición para comunicarlos al corazón humano y para adaptarlos a los tiempos presentes.

La música de este pueblo, dirigida por D. Francisco Cerdeira, agradó muchísimo.

También gustó mucho el fuego que estuvo a cargo del acreditado pirotécnico de esta parroquia D. José María Varela.

Hoy se supo aquí que fué suspendido el Sr. Juez municipal.

El Corresponsal

Cerdedo 9 de Febrero de 1915

Ler máis »